Cociente Intelectual Vs Cociente Emocional

Ci vs CE

El concepto de CI (Cociente Intelectual) surge a finales del siglo 19 y se utilizó en un principio como un predictor de éxito académico. Actualmente, en algunos casos,  el cociente intelectual, se utiliza como un factor de medición no sólo del éxito académico, sino también del éxito de trabajo.

Existe una gran diferencia en la relación entre el CI y el éxito. Muchas personas con un bajo Cl tienen éxito, mientras que muchas personas con un CI alto no tienen éxito. Esto a qué se debe?

Si observamos, en el éxito en el trabajo y también en el éxito en la vida personal, el CI por si solo no determina el éxito.

Algunas personas con un CI alto no son capaces de alcanzar el éxito en su trabajo. Algunos ejemplos:

  • Un gerente de una empresa del sector industrial que es muy inteligente, es incapaz de controlar su enojo ante los errores cometidos por su equipo.  Grita a la gente, Infunde temor y tanto él como su equipo son improductivos.
  • Le piden a un experto en sistemas muy inteligente que trabaje con otros expertos en un proyecto importante. A pesar de su alto CI que se traduce en sus habilidades, no sabe comunicarse eficazmente con el resto del equipo.
  • Una investigadora muy inteligente es ascendida a un cargo directivo . A pesar de sus habilidades de investigación excepcionales, es muy tímida y tiene miedo a hablar en público. Debido a su inseguridad, no puede dirigir el grupo y el resultado global del centro de investigación es decepcionante.

Qué ocurre con las personas en los ejemplos anteriores?

Son capaces de gestionar sus emociones?

Tienen habilidades de comunicación?

Pueden liderar a sus equipos?

Hay muchas capacidades que no están relacionadas con el CI y que son fundamentales en la determinación del éxito. Y todas ellas están asociadas a las emociones.

Actualmente se sabe que es tan importante tener un buen CI como un buen cociente emocional (CE).

CE

El Cociente Emocional

El concepto de CE se desarrolló en la década de los 90.

El término inteligencia emocional fue empleado por primera vez en el año 1966. Sin embargo, fue popularizado por Daniel Goleman cuando lo usó en su libro Emotional Intelligence, publicado en  1995.  La Inteligencia Emocional (IE), cuya medida se expresa a menudo por un Cociente de Inteligencia Emocional (CE), describe la capacidad para percibir y gestionar las emociones propias, las de los demás y las de grupos.

Neurociencia tras la inteligencia emocional

El cerebro humano ha sido estructurado en tres capas:

  • El cerebro instintivo, controla nuestros instintos y reflejos. Nos mantiene alerta de nuestras necesidades: hambre, sed, sueño.
  • El cerebro límbico, controla las emociones que van surgiendo día a día. Genera acciones y reacciones impulsivas.
  • El cerebro cortical, tiene la capacidad para resolver problemas, trazarse metas, tomar decisiones y controlar nuestras emociones.

Pero… ¿cómo lograr que el cerebro límbico no interfiera en el cerebro cortical? Cuando percibimos una situación amenazante o detonante, esta es recibida por el cerebro límbico que envía el mensaje a la amígdala (cerebral), quien libera adrenalina poniéndonos en alerta. Esta a su vez transmite el mensaje al hipotálamo enviando parte de la información al cerebro cortical. Cuando la adrenalina se va activando vamos comenzando a sentir ira, a fruncir el ceño, el corazón comienza a latir rápidamente, de igual manera ocurre con la respiración. De igual manera llega la misma emoción al pensamiento, pero de manera más lenta.

Una persona emocionalmente inteligente es capaz de Gestionar sus emociones. Las habilidades de inteligencia emocional pueden desarrollarse en beneficio personal. Cómo se hace esto? A través de la educación en la infancia, no solo desde la escuela, sino también de padres a hijos.

Y en las empresas? A través de un proceso de Coaching Ejecutivo o a nivel organizacional.

Algunas características de una persona emocionalmente inteligente

Una persona emocionalmente inteligente presenta características como:

  • Tiene actitud positiva, pues valora más los aspectos positivos que los negativos, los aciertos que los errores, las cualidades que los defectos.
  • Reconoce sus sentimientos y emociones, es capaz de admitir cómo se siente frente a determinada situación.
  • Es capaz de expresar sentimientos y emociones. Sabe cuándo se siente feliz, emocionada, así como triste y también en qué momento debe sacar a relucirlos.
  • Es capaz de controlar sus sentimientos y emociones, pues ha encontrado un equilibrio emocional, además es tolerante a la frustración.
  • Es empática, porque es capaz de ponerse en lugar del otro y de captar emociones de los demás aunque los otros no los expresen.
  • Toma decisiones adecuadas, pues logra integral lo emocional con lo racional.
  • Posee autoestima adecuada, pues confía en sus capacidades y habilidades. Es consciente de lo que sabe.
  • Sabe dar y recibir. Da sin esperar nada a cambio y recibe las cosas con gratitud.
  • Es capaz de superar dificultades, se da fortaleza a sí mismo para superarse y salir airoso de los problemas que se le presenten.

En el mundo organizacional, el Cociente Intelectual determina lo que se sabe, pero la Inteligencia Emocional determina lo que hará ,cómo lo hará y si tendrá éxito al hacerlo. El Cociente Intelectual es lo que permite entrar en una organización, pero la Inteligencia Emocional es lo que permite crecer en esa organización y convertirse en líder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>