Liderazgo adaptativo

Una de las iniciativas de la gestión del talento es la identificación de altos potenciales. Los altos potenciales son personas que la organización distingue con posibilidad sobresaliente para la futura conducción de áreas claves, o incluso para la dirección.

Las organizaciones necesitan saber quiénes son sus altos potenciales porque estos empleados son piezas claves del banco de talento y personas en las que deberían invertir, retener e incluir en planes de sucesión

Cómo transformar esa posibilidad en una realidad?

Para responder esta inquietud lo interesante es considerar el mundo externo e interno del potencial. Dicho de otra forma, el individuo y su contexto, o el contexto y sus individuos.

En este artículo nos remitiremos al mundo interno del potencial.

Por ejemplo, las fortalezas del alto potencial, configuran su mundo interno, competencias técnicas, capacidad de aprendizaje, toma de decisiones, visión estratégica, habilidad para hacer ofertas, estos y otros aspectos se pueden desarrollar. Ocurre que si una persona, no puede aplicar estas fortalezas en su contexto organizacional, puede frustrarse. Es aquí donde aparece el concepto de adecu(h)abilidad, es la habilidad para ser adecuado en cualquier contexto de desarrollo donde quiera obtener resultados y crear nuevos mundos. Esto requiere de un liderazgo adaptativo.

El Liderazgo Adaptativo, entre otras cosas,  consiste en movilizar a los demás -fuera y dentro de nuestra área de responsabilidad- para lograr comprensión y acuerdo sobre lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo, facilitando los esfuerzos individuales y colectivos de adaptación y desarrollando las nuevas competencias y hábitos necesarios para adaptarse a las nuevas circunstancias. El Liderazgo Adaptativo se ejerce desde nuestro poder personal y nuestra credibilidad. No tiene su origen, por tanto, en el puesto que ocupamos, sino en nuestra actuación proactiva como líderes, basada en nuestra pasión y constancia, nuestra autoconfianza y nuestra capacidad de decidir.

La adecu(h)abilidad tiene 4 puntos centrales a tener en cuenta para su desarrollo:

1)Capacidad de crear una relación de calidad no sólo con pares, y reportes, sino fundamentalmente con la línea de autoridad.

2)Saber leer patrones de conducta de la organización, para distinguir círculos virtuosos, y círculos viciosos, y cuales son los valores centrales desde donde opera la organización (no los valores escritos, sino los valores desde donde surge la conducta real)

3)Nutrir la originalidad que cada uno tiene sin resistir el contexto donde se está.

4)Crear e innovar desde la estructura de inquietudes de la organización, el mercado y la sociedad, no desde el enamoramiento de las propias ideas.

En nuestro próximo artículo desarrollaremos las condiciones propicias, es decir, el mundo externo del potencial.liderazgo2

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>